Diego Frago gerente de Bodegas Picos copia

Bodegas Picos, tradición familiar con la mirada puesta en la calidad y la exportación

La bodega exporta mas del 95% de su producción anual y su marca, Gregoriano, se ha convertido en una referencia internacional

En los años 90, Ricardo Frago mantenía con su esfuerzo y tesón una empresa que se llamaba Agrofrago. Donde hoy se ubica la bodega, había una tienda de carretera donde muchos viajeros paraban a comprar vino y a tomar alguna tapa en compañía de Ricardo. El nombre de Bodegas Picos, viene del apodo que en Magallón tenía la familia Frago.

Empieza una a consolidarse una empresa familiar

 En el año 2012, la empresa se convierte en un proyecto enológico de calidad con proyección y compromiso. Es entonces cuando se incorpora como enólogo externo el chileno Eloy Haya, que marca las líneas de trabajo de la bodega. El año 2014 supone el punto de inflexión para los vinos de Bodegas Picos que se lanza hacia los mercados internacionales. Mas de 15 países reciben sus referencias. Preferentemente países europeos como: Suecia, Alemania, Inglaterra, Polonia… y también las botellas de Bodegas Picos llegan a EEUU, Taiwán y Japón. El volumen exportado supone el 95% de su capacidad.

Producción pequeña centrada en altísima calidad

 Picos produce cada año entorno a 100. 000.botellas. Dispone de 30 hectáreas de parcelas repartidas por el municipio de Magallón y son el origen exclusivo de sus vinos. El nombre que da lustre y éxito a la bodega es Gregoriano, del cual se producen unas 60.000 botellas. Este vino permanece 6 meses en botas de roble americano y es un coupage de Garnacha y un toque de Syrah (entorno a un 15%). El top de la bodega se llama Gran Gregoriano, del que solo se elaboran 5.000 botellas que adquieren cada año sus clientes mas exclusivos que valoran un vino premium como este. Gran Gregoriano permanece 12 meses en barricas de roble francés y americano y por supuesto en un monovarietal de garnacha del que todo el equipo se siente muy orgulloso.

 

La bodega Picos también elabora vinos jóvenes con el nombre de Loteta y desde hace tres años tiene en el mercado una garnacha blanca que esta causando furor en los mercados internacionales por su frescura y originalidad. Esta garnacha blanca se elabora desechando con rapidez durante el proceso los hollejos para que no tinten el mosto. Este proceso le da al vino unas notas florales y unos matices peculiares.

 

El proyecto de Bodegas Picos está hecho a base de pulmón financiero. Toda la inversión y el mantenimiento del día a día se realiza con recurso propios. Este tipo de gestión supone un reto difícil de cumplir en la situación actual. El gerente de la Bodega, Diego Frago, nos comenta que desean mantener en el futuro la línea de “bodega pequeña y familiar” con mucha calidad y con afán exportador, aunque desean subir cuota en el mercado nacional en el que todavía queda camino por recorrer.

Ir arriba