Vendimiando en los campos de Magallón

Vendimia 2020, ligeramente superior en volumen y con muy buena calidad de uva

Magallón finalizó la vendimia 2020 con una producción superior al año pasado y prevé una añada de excelente calidad.

La Garnacha, variedad estrella en el territorio Saborea Magallón

La Denominación de Origen Campo de Borja, a la cual pertenecen los viñedos de Magallón, estima una vendimia que en total superará los 28 millones de kilos de uva en 2020. Las lluvias de los últimos meses ayudaron a la buena evolución de los racimos y esta situación climática ayudó a las cepas en su proceso de floración y crecimiento obteniendo de este modo una uva magnifica y sin problemas fitosanitarios destacables. La vendimia comenzó en septiembre con los vinos blancos y finalizó la última semana octubre con la variedad Garnacha, variedad estrella en la Denominación.

Las bodegas Magalloneras han tenido durante estas semanas un trabajo extra. La vendimia supone el momento de mayor carga de trabajo del año. La buena climatología durante los meses de septiembre y octubre ha facilitado los trabajos de recogida y procesos en las bodegas. El movimiento de personas y equipos a lo largo de las parcelas que rodean la localidad se ha hecho notar en las carreteras circundantes en un ir y venir de tractores transportando con cuidado los racimos hasta su punto de descarga. Todos los agricultores se afanan durante esos días en llevar las uvas lo antes posible a los puntos de prensado, cooperativas y bodegas, para que el mosto llegue a los depósitos de fermentación en condiciones optimas para desarrollar todas sus cualidades organolépticas. 

Un esfuerzo de todos: objetivo calidad

Previamente las instalaciones se han acondicionado para recibir los mostos. Es de suma importancia mantener una limpieza extrema en los equipos que van a estar en contacto con la uva, desde su recepción, despalillado y prensado hasta su trasiego a los depósitos de fermentación.

“El trabajo ha sido duro, pero ha merecido la pena” afirma Juan Carlos Palacios, gerente de la cooperativa Santo Cristo de Magallón, “ha sido esfuerzo de equipo donde viticultoresy personal técnico de la cooperativa se han coordinado para extraer la mejor calidad del producto. Susana Ruberte propietaria de Bodegas Ruberte; Pablo Aibar, Bodegas Pagos del Moncayo y Diego Frago, Bodegas Picos aseguraron que la vendimia 2020 se convertirá en una referencia de los últimos años. Los cuatro enólogos coincidieron en que solo unas uvas en su punto exacto de maduración, seleccionadas con mimo y bien elaboradas, producen vinos de alta calidad.
No hay mas secretos. Dentro de unos meses comprobaremos el resultado de nuestro trabajo que se repiten cada año. Estamos seguros que nuestros clientes, repartidos por todo el mundo, darán su visto bueno y disfrutarán de unos vinos de altura. Brindemos por ello”

Ir arriba